Etiquetas

, , ,

En Vicálvaro, a 11 de febrero de 2017.

Resultado de imagen de FeminismoLa sociedad Neoliberal en la que vivimos está basada en la desigualdad y en la violencia. La construcción cultural del género es un ejemplo de la desigualdad y la subordinación que imperan en esta sociedad y que generan unas relaciones asimétricas fruto de las cuales hombres y mujeres se apropian de forma diferente de espacios, poderes, recursos, derechos y oportunidades, con las implicaciones que esto conlleva en todas las dimensiones de la vida social y cotidiana.

La opresión social y económica que sufren las mujeres en nuestro mundo es de género de clase y de raza. Las mujeres son un colectivo altamente vulnerable y en ellas recae todo tipo de violencia. Los feminicidios que se producen de manera global han llegado a límites inadmisibles. No podemos consentir más asesinatos machistas.

Por todo ello, las y los participantes en el I Encuentro Republicano de la Comunidad de Madrid queremos mostrar nuestra más enérgica protesta contra el terrorismo machista, exigiendo:

* La coeducación y la educación en igualdad desde la infancia.

* La inclusión en los colegios e institutos de materias sobre género y relaciones afectivas entre géneros, desde la igualdad

* La erradicación de la cosificación, la desinformación y el trato de los medios de comunicación.

* La eliminación de la custodia compartida impuesta.

* La libertad sexual y la libertad de decisión sobre nuestro propio cuerpo.

* La erradicación de la explotación sexual, trata de mujeres y mujeres en situación de prostitución.

* La prohibición de los úteros de alquiler, por ser una forma más de mercantilización y explotación del cuerpo de las mujeres.

* La prevención y erradicación de toda forma de violencia hacia las mujeres y la dotación presupuestaria en materia de género.

Porque no se trata de un problema individual, sino de una alarma social donde el Estado debe intervenir y no lo hace. Porque los feminicidios son sólo la punta del iceberg de todas las violencias, sutiles y no tan sutiles, a las que a diario somos sometidas todas las mujeres. Y porque la República sólo se lograra incorporando la lucha feminista.

Anuncios